19 jun. 2011





Cierra los ojos,
olvida las palabras innecesarias,
los objetos.
Todo aquello que alguna vez existió.
Y escucha el tiempo
que asciende
lentísimo
como un árbol
y extiende sus ramas,
esta belleza del día:
sus silenciosas flores blancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario