5 jun. 2014






No hay paz,

 sosiego alguno

 en el corazón

 de aquel 

que odia

 o

 ama.